Nuestra Historia

La Alianza de Justicia de Trabajadores Globales fue fundada por Cathleen Caron con el reto de dirigirse a una crisis que se desarrolló en el marco de la economía global y a la cual no se había prestado suficiente atención: la falta de accesso a la justica por parte de trabajadores migrantes que han sido abusados pero que tuvieron que volver a su país de origen. Al inicio de su trabajo como abogada defendió los derechos de trabajadores migrantes en Florida y encontró esta negación de los derechos laborales por parte de la justicia una y otra vez. Después de haber ganado una acción colectiva, en una batalla dura y larga, contra un empleador de una hacienda particularmente abusivo en el Sur de Florida, ella estuvo profundamente preocupada acerca del hecho de que la mayoría de los dos mil trabajadores nunca recuperaron los sueldos que se les debieron a ellos legalmente, porque muchos ya se habían ido de Florida para volver a su tierra en Guatemala. Esa experiencia de Cathleen fue similar a las de otros abogados en todos los Estados Unidos. A pesar de esfuerzos diligentes por parte de abogados dedicados, la realidad de estos trabajadores significó que cuando cruzaron las fronteras se complicó cualquier acción legal en nombre de ellos.
 
En seguida, Cathleen creó y lideró un proyecto acerca del tráfico humano en Timor de Este. Allá encontró la misma negación por parte de la justicia fronteriza como en los Estados Unidos. Ella empezó darse cuenta que la necesidad para la “justicia portable” – como ella empezó llamarla – no fue limitada al Norte América sino un fenómeno global. Forzar trabajadores de escoger entre la reivindicación de sus derechos laborales o volver a sus países pareció completamente injusto.
 
En seguida, Cathleen creó y lideró un proyecto acerca del tráfico humano en Timor de Este. Allá encontró la misma negación por parte de la justicia fronteriza como en los Estados Unidos. Ella empezó darse cuenta que la necesidad para la “justicia móvil” – como ella empezó llamarla – no fue limitada al Norte América sino un fenómeno global. Forzar trabajadores de escoger entre la reivindicación de sus derechos laborales o volver a sus países pareció completamente injusto.
 
Al retorno a los Estados Unidos, Cathleen usó sus experiencias para ver si podría hacer la justicia una realidad para los millones de migrantes transnacionales a quienes se han negado la justica. Desde un pequeño apartamento en Nueva York, la Alianza de Justicia para Trabajadores Globales ha crecido a una organización exitosa que tiene un impacto en la vida de miles de trabajadores migrantes.

Noticias

"Tribunal canadiense ordena a empresa indemnizar a trabajadoras mexicanas" (fuente: La Jornada)

COMUNICADO DE PRENSA: Guatemala, Guatemala - Hoy Global Workers Justice Alliance, la Pastoral de Movilidad Humana de la Conferencia Episcopal de Guatemala y La Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala hacer saber al publico nacional e internacional de la apropiación irregular de títulos de propiedad por parte de reclutadores de trabajadores migrantes temporales, con el informe "Confiscación de Títulos de Propiedad en Guatemala por parte de reclutadores en Programas de Trabajadores Temporales con Visas H-2B". Sigue el enlace para acceder el comunicado completo:

© 2012 | Global Workers Justice Alliance | 789 Washington Ave. Brooklyn, NY 11238 | info@globalworkers.org | (646)351-1160